30 dic. 2011

Patatas a la Importancia


  Esta es una de las recetas favoritas de Javi cuando era pequeño... y que no se la había preparado aún a María... la verdad, de tanto tomarla de pequeño, al final le había cansado un poco, de ahí que hace mucho que no probará esta maravilla gastronómica.
  Porque la verdad es que este plato es una maravilla y con el se han despertado todos los olores y sabores de la infancia.
  Se trata de un plato "fuercetecito", y aunque se supone que se come solo, es decir, un primer plato o un principal, nosotros lo hemos comido como guarnición para un bistec y el resultado ha sido genial... mucho mejor de lo que es el tomarlo solo; y eso que la salsa nos ha quedado algo clarita (nos ha faltado un poquito más de harina con la cebolla y nos ha sobrado un pelín de agua). Os animamos encarecidamente a que lo probéis porque no os va a decepcionar.

Ingredientes:
  • Patatas
  • Harina
  • Huevo
  • Cebolla
  • Ajo
  • Perejil
  • Pimienta Negra
  • Sal
  • Aceite de Oliva
  • Azafrán
  • Agua/Caldo
  • Vino Blanco

Elaboración:
  1. Pelamos, lavamos, cortamos las patatas en rodajas de 1cm de ancho aproximadamente y las salamos.
  2. Pasamos las patatas por harina y huevo.
  3. Freímos las patatas en abundante aceite (muy caliente, pero sin quemarse) y las reservamos.
  4. Picamos la cebolla finita y la ponemos a pochar en una sarten con unas 3-4 cucharadas de aceite, una pizca de sal y un poquito de pimienta.
  5. Mientras la cebolla se va pochando, en un mortero machacamos el ajo y el perejil junto con un poco de sal y el azafrán.
  6. Cuando la cebolla empiece a dorarse y sin parar de dar vueltas echamos una cucharada de harina.
  7. Seguidamente añandimos la mezcla del mortero a la sartén y seguimos removiendo ya fuera del fuego.
  8. En una cazuela (si es de barro mejor) ponemos las patatas rebozadas, encima de estas la mezcla de la sartén.
  9. Agregamos el agua (y/o el caldo) y el vino blanco a la cazuela hasta tapar las patatas.
  10. Dejamos cocer a fuego medio hasta que las platatas nos queden blanditas pero sin deshacerse (unos 20 minutos)
Recomendación: Este plato se suele servir como primero e incluso como principal, pero esta vez nosotros lo hemos usado como acompañamiento y el resultado ha sido maravillos, os recomendamos encarecidamente que lo probeis ;-)


1 comentario: