11 jun. 2012

Croquetas de Zanahoria



Ingredientes:
  • Bechamel
  • Zanahorias
  • Agua para cocer las zanahorias
  • Huevos
  • Pan Rallado
  • Perejil
  • Aceite de oliva
Elaboración:
  1. Pelamos las zanahorias y las ponemos a cocer con un poquito de sal.
  2. Cuando estén cocidas y ayudados de un tenedor las vamos "machacando" hasta que nos queden completamente desechas y reservamos.
  3. Preparamos en una sartén la salsa bechamel espesíta, siguiendo nuestra receta.
  4. Una vez esté lista la salsa bechamel agregamos la zanahoria en la sartén en la que está la bechamel y removemos todo bien para que se mezcle.
  5. Vertemos el contenido de la sartén en una fuente grande y plana (1); y dejamos reposar hasta que la masa se enfríe.
  6. Una vez la masa esté fría nos ponemos a preparar las croquetas, para ello cojemos un par de cuencos, batiendo un huevo (o dos dependiendo de la cantidad de masas) en uno y pan rallado en el otro (2).
  7. Ayudados por un par de cucharas cogemos la masa de las croquetas haciendo una bola.
  8. Echamos la bola en el huevo, procurando que se empape bien de este.
  9. Pasamos la bola al pan rallado, haciendo que toda la croqueta quede cubierta, aprovechando este momento para dar forma a la croqueta con las manos y las colocamos en un plato liso (repetimos este proceso hasta terminar con toda la masa.
  10. Congelamos el plato con las croquetas ya formadas (3).
  11. Una vez congeladas sacamos las croquetas del congelador y las "despegamos" del plato, ponemos una sartén con bastante aceite de oliva a fuego medio-alto.
  12. Cuando el aceite esté caliente echamos poco a poco las croquetas (4)
  13. Llegado el momento damos la vuelta a las croquetas.
  14. Cuando estén echas por todos los lados las sacamos a un plato en el que hemos puesto como base un papel de cocina para que se quede con el aceite excedente de la fritura.
(1) Vale cualquier tipo de fuente, pero si es grande y plana, la masa enfriará antes.
(2) Tanto al huevo como al pan se les puede poner un poco de perejil picado, ajo en polvo, sal y pimienta, si queremos darles un toque especial a las croquetas.
(3) Este paso no es obligatorio, pero con el conseguiremos que las croquetas no se nos rompan ni se nos revienten al echarlas en aceite hirviendo.
(4) Es importante no echar las croquetas todas de golpe porque el aceite se enfriaría muy rapido y a parte de saltar más, puede hacer que las croquetas se revienten y absorban más aceite del que deberían.

3 comentarios:

  1. Cuanto sin saber de vosotros!!!
    Bienvenidos de nuevo. Me quedo con estas croquetas, una tres "B" como me gusta decir a mí. A las croquetas, deberíamos ponerle hueso, para saber cuántas hemos comido.
    Las probaremos. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la verdad es que entre unas cosas y otras hemos estado bastante liadillos estos últimos meses y no hemos podido dar al blog el seguimiento que nos hubiera gustado... pero ya estamos de vuelta ;-)

      Lo de poner hueso a las croquetas, casi mejor que no... que luego se sabe las que uno que se ha comido y nos llevamos sustos... es mejor vivir en la ignorancia XD

      Eliminar
  2. Pero qué buena pintaaaa. Tomo nota!!!!

    ResponderEliminar